DERECHO DE ASILO Y LIBERTAD RELIGIOSA. PAPEL + E-BOOK

Editorial:
THOMSON ARANZADI
Año de edición:
ISBN:
978-84-1309-200-3
Páginas:
274
Encuadernación:
Otros
Colección:
MONOGRAFÍAS ARANZADI

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$1,199.00 MXN
65.23 $ 57,31 €
En stock
Comprar

ABREVIATURAS
PRÓLOGO

CAPÍTULO I
LAS PERSECUCIONES REUGIOSAS Y EL DERECHO DE ASILO EN LA HISTORIA
I. Introducción
II. El origen religioso del asilo
III. La «positívación» del asilo a nivel universal
IV. Reticencias al reconocimiento del asilo
V. Positívación del derecho de asilo a nivel regional
VI. Perseguidos por la religión: pasado y presente
VII. Un sistema defectuoso
VIII. Reflexiones de futuro

CAPÍTULO II
EL MARCO JURÍDICO ESPAÑOL
I. La legislación española sobre asilo
II. La solicitud de asilo por persecución religiosa en España
III. El procedimiento para obtener el asilo
IV. Los posibles recursos ante la inadmisión o denegación de la solicitud
VI. La denegación y cesación de la protección internacional
VII. El permiso de permanencia por razones humanitarias
VIII. La utilización de la «Regla 39» ante el Tribimal Europeo de Derechos Humanos
IX. La protección temporal
X. Otros mecanismos de protección: reasentamiento y reubicación
XI. Consideraciones finales

CAPÍTULO III
EL REQUISITO DEL MIEDO EN LA CONCESIÓN DE ASILO POR PERSECUCIÓN RELIGIOSA
I. Segiuidad, movilidad humana y derechos fimdamentales de la persona
II. La persecución y el miedo como requisitos para acceder al estatuto de refugiado
III. El temor fundado de sufrir persecución por «motivos religiosos»
IV. Elemento objetivo y subjetivo del temor
V. La gravedad del miedo
VI. El miedo directo o indirecto
VII. ¿Cuándo se puede hablar de miedo fimdado?
VIII. El miedo indeclinable
IX. Domestic flight altemative (o huida interna)
X. El miedo vs. los motivos del persecutor
XI. El miedo en el tiempo: la persecución religiosa pasada, presente o futura
XII. Consideraciones finales

CAPÍTULO IV
LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA: ANÁLISIS JURÍDICO
I. La amplitud del término «persecución»
II. La religión como motivo de persecución de la Convención de 1951
III. Aportaciones de la jurisprudencia
IV. Persecución religiosa y tortura
V. Los agentes de persecución
VI. Genocidio y persecución religiosa
VII. Persecución por motivos religiosos v. motivos políticos

CAPÍTULO V
LA PRUEBA DE LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA
I. La piedra de toque del sistema de asilo
II. O relato del solicitante
III. Las pruebas documentales
IV. Las informaciones sobre el país de origen
V. Algunas observaciones sobre los procedimientos
VI. La prueba en las conversiones «sur place»
VII. El nexo causal

CAPÍTULO VI
ALGUNOS SUPUESTOS ESPECÍnCOS DE PERSECUCIÓN RELIGIOSA
I. Mujer, familia y derecho al asilo
II. Asilo y objeción de conciencia

A MODO DE CONCLUSIÓN

La Convención de 1951 sobre el Estatuto de los
Refugiados de Naciones Unidas, tras los desastres humani­tarios de la Segunda Guerra Mundial, definió el concepto de refugiado, y estableció las reglas que determinaban quienes podían obtener el asilo. En los umbrales de su setenta aniversario, las circunstancias han cambiado de forma determinante. Aunque la Convención contemple de forma paritaria las persecuciones por motivos de raza, religión, nacionalidad, la pertenencia a un determinado grupo social o las opiniones políticas, en la práctica, los supuestos de persecución religiosa se han convertido en los más complejos de tramitación. El solicitante, en una situación muy precaria, con frecuencia debe afrontar el desconocimiento o la incomprensión ante lo religioso por parte de la autoridad correspondiente. Además, existe una cierta sospecha acerca de la insinceridad de las creencias y puede ser difícil probar tanto la concurrencia de un miedo verdaderamente fundado como el nexo causal entre la persecución sufrida y el motivo religioso. En la actualidad, han aparecido nuevas modalidades de solicitud de asilo por motivos religiosos. Es el caso de los homeschoolers, de quienes huyen de las políticas de planificación familiar forzada, de los profesionales del ámbito sanitario que se niegan a realizar ciertas prácticas, o de aquéllos que al cambiar de religión son condenados a una pena de muerte en su país de origen. La actual pasividad de diversos Estados frente a la llegada de personas pertenecientes a minorías religiosas perseguidas, lleva a pensar que la milenaria institución del asilo presenta evidentes síntomas de crisis, para los que esta monografía intenta ofrecer una serie de remedios oportunos.