DE LA LEY. ¿O SERÁ FICCIÓN?

Editorial:
MARCIAL PONS
Año de edición:
Materia
Filosofía y teoría del derecho
ISBN:
978-84-9123-017-5
Páginas:
174
Encuadernación:
Rústica
Colección:
Derecho y Literatura

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
-20%
$405.00 MXN
$324.00 MXN
17.63 $ 15,49 €
En stock
Comprar

Exposición de Motivos, José Calvo González

ARS BENE LEGISLANDI
Las leyes y la Ley, Gibrán Khalil Gibrán

LA SUPERIOR OBJETIVIDAD DE LA LEY
La Liga de los Ancianos, Jack London

IMPRUDENCIA DE BURLAR LA LEY
La espuria, José Más y Laglera

A LAS PUERTAS DE LA LEY
Ante la Ley, Franz Kafka

INGRESO A LA LEY
La ley, Julio Ortega

LEY MARCIAL
Hoja suelta, Franz Kafka

IGUALDAD ANTE LA LEY
El hurto, Francisco Pi y Margall

COLABORADORES Y AGENTES DE LA LEY
La Ley, Max Aub Mohrenwitz

LEY DE GRACIA
El indulto, Emilia Pardo Bazán

AMOR DE LEY
La Ley, José Martínez Ruiz, «Azorín»

LA LEY DEL MENOR
El juez, Josefina Rodríguez Aldecoa

LO LEGAL INFRAORDINARIO
Accidente sin trascendencia, Roben Musil

LEY Y CONTRATO/AMO Y SIRVIENTE
Balaam y su asna, Wystan Hugh Auden

POR ENCIMA DE LA LEY
Ley de fuga, Carlos Bastidas Padilla

LEYES DE SEGURIDAD CIUDADANA
La Ley de Herodes, Jorge Ibargüengoitia Antillón

LEYES DE SEGURIDAD PRIVADA
Del seguro contra robos de autos, Abdón Ubidia

LEYES RACIALES
Narración de la isla, Giovanni Papini

LEYES ELECTORALES (SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LA LEY)
La Serenísima República. Conferencia del Canónigo Vargas, Joaquim Maria Machado de Assis

EL SENTIMIENTO Y LA LEY
La alegría y la ley, Giuseppe Tomasi Di Lampedusa

LEY DE INSPECCIÓN Y PRECINTO
El carcelero, Ronaldo Menéndez Plasencia

Este compendio de textos, que desde la Literatura interpela al Derecho, busca provocar en sus lectores una respuesta acerca de qué incumba a la Ley de la ficción y qué a la ficción de la Ley, para así diferenciar cuando la Ley se vuelve ficción de cuando la ficción se vuelve Ley. Hallará en ellos conflictos de legalidad y legalismo, y muchos otros, además de tragicidad, ironía y algo de humor negro. Quede también avisado de que, naturalmente, nunca han existido ficciones inocuas e inermes, ya se trate de la invención de textos ficcionales de la Ley o de la invención de la ficción textual de la Ley.