TEORÍA DEL DELITO EN EL SIGLO XXI. DESDE UNA PRAGMÁTICA

Editorial:
FLORES EDITOR Y DISTRIBUIDOR
Año de edición:
ISBN:
978-607-610-866-6
Páginas:
277
Encuadernación:
Rústica
Colección:
AUTORAL

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$300.00 MXN
16.32 $ 14,34 €
En stock
Comprar

INTRODUCCIÓN
CAPÍTULO I ¿Para qué teoría del delito?
1.1 Límites del poder
1.2 Legalidad o dogmática
1.3 ¿Para qué teoría?
1.4 Teoría del delito desde una pragmática penal
1.5 Superar la dogmática penal

CAPÍTULO II Elementos subjetivos del tipo penal
2.1 Conducta humana
2.2 Hecho precedente
2.3 Conducta dolosa
2.4 Conducta culposa
2.5 Formas distintas de omisión
2.6 Conducta típica
2.7 Sujeto activo y conducta típica
2.8 Propuestas sobre la conducta típica
2.9 Teorías sobre las teorías
2.10 Del sujeto activo
2.11 Excluyentes de antijuridicidad
2.12 Excluyentes de reprochabilidad

CAPÍTULO III
Elementos objetivos del tipo penal
3.1 Introducción
3.2 Lo objetivo del hecho delictivo
3.3 Del sujeto pasivo
3.4 El bien jurídico o derecho protegido
3.5 La tipicidad
3.6 Punibilidad
3.7 La penalidad o sanción
3.8 De la reparación del daño
3.9 Del resultado típico

CAPÍTULO IV
Conducta delictiva y proceso penal
4.1 Hecho e imputación del hecho
4.2 Imputación: objeto del proceso penal
4.3 Petición y causa de pedir
4.4 Sistemas procesales acusatorios
4.5 Desde la acusación en Códigos latinoamericanos

No es posible juzgar el siglo XXI con la mentalidad y la cultura del siglo XX. Las cosas del siglo XXI están mal enfocadas porque se conocen poco, están mal diri- gidas porque se desconoce dónde; están mal orientadas, porque se ignora el por qué; están mal proyectadas porque no se conoce el hacía qué o el hacía quién. Entonces, caerán en el error aquellos que han ingresado a este siglo sin estar preparados; aquellos que tienen título que demuestra que concluyeron un grado y que, sin embargo, saben igual o menos que los anteriores y, por tanto, con su título en mano (de maestría y/o de doctorado) se darían cuenta del fracaso, es- pecialmente aquellos que no consideraron la importancia de enfrentar el nuevo si- glo con un conocimiento mínimo (ojalá máximo) de teología, esto es, de la relación de la persona humana con Dios (con su creador), de filosofía, de antropología, de sociología y sin las necesarias teorías del Estado, del Derecho, del Proceso, del Derecho Constitucional, de los Derechos Humanos. Este libro es la segunda parte de otro. Mejor, la continuación. He escrito In- troducción al derecho penal para el siglo XXI, desde la dogmática a la pragmática penal. Me parece que el problema de la “dogmática” se supera en el Derecho Pe- nal, con el principio de legalidad, especialmente cuando es acuñado y protegido por los principios constitucionales que, a la vez, protege los principios de defensa, audiencia, licitud de la prueba. Procuro introducir a una Teoría del Delito que, si bien encuentra sus conceptos en el Derecho Penal sustantivo (si se quiere, como una dogmática penal), sólo puede entenderse desde una pragmática penal, esto es (y como debe ser), desde el Derecho Procesal Penal sin abandonar, aunque si mejorando, el Derecho Procesal Penal acusatorio.

Otros libros del autor