ESTRATEGIAS PARA LA DEFENSA EN JUICIO ORAL. SISTEMA ACUSATORIO ADVERSARIAL

Editorial:
RUBINZAL - CULZONI
ISBN:
978-987-30-0591-6
Páginas:
614

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • LIBRERÍA DIJURIS - INACIPEEn stock
  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
-20%
$1,749.00 MXN
$1,399.20 MXN
76.12 $ 66,88 €
En stock
Comprar

CAPÍTULO 1 LAS BASES FUNDAMENTALES
1. La estructura adversarial
2. El objetivo de la defensa
3. La persuasión y el contrainterrogatorio como los pilares esenciales
4. Principio de incertidumbre
5. Principios de la carta robada

CAPÍTULO 2 LA PERSUASIÓN
6. Persuasión y argumentación
7. Cómo piensan los jueces y jurados
8. Sobre la persuasión en general
9. La persuasión del abogado ante el jurado
10. Las formas de actuación

CAPÍTULO III EL CONTRAINTERROGATORIO
11. Las razones del contrainterrogatorio
12. La base del sistema
13. Aptitudes del litigante
14. Testigo verdadero y testigo falso
15. Diferencia de enfoque con el interrogatorio directo
16. La regla primaria a tener presente
17. Etapas del contrainterrogatorio
18. Desacreditar al testigo
19. Desacreditar el testimonio
20. Desacreditar un grupo de pruebas contrarias
21. Alcance del contrainterrogatorio
22. Confianza en sí mismo y límites
23. El abogado debe llevar el control total del acto
24. Preguntas sugestivas
25. Cada pregunta sobre una sola circunstancia
26. Conocer las respuestas
27. Prudencia y no perder de vista el fin
28. Evitar las preguntas "a la pesca"
29. Evitar preguntas sobre conclusiones
30. Evitar preguntas con calificativos
31. Combinación de preguntas
32. Preparación de las repreguntas
33. Circunstancia desfavorable no mencionada en el interrogatorio directo
34. Cualquier circunstancia no mencionada en el interrogatorio directo
35. La utilización de declaraciones previas
a) Con el fin de ayudar a la memoria
b) Con el fin de poner de manifiesto inconsistencias
36. Datos a utilizar para lograr el objetivo
a) Contradicciones, autocontradicciones y multicontradicciones
b) Incompatibilidades con el sentido común
c) Inconsistencias o contradicciones con declaraciones previas
d) Omisión inexplicable de circunstancias que necesariamente tuvo que haber percibido
e) Solicitar explicación de posibles hechos consecuentes
f) Confrontar al testigo con todos los hechos más relevantes de nuestro planteo del caso
37. Objeciones
a) Preguntas sugestivas
b) Preguntas capciosas
c) Preguntas confusas
d) Preguntas coaccionantes
e) Preguntas impertinentes
f) Preguntas ya formuladas con anterioridad
g) Preguntas sobre la opinión del declarante
h) Preguntas compuestas
i) Preguntas que tergiversan la prueba
j) Preguntas sobre hechos no probados
k) Preguntas incompatibles con procedimientos previos
38. Modo de finalizar el contrainterrogatorio
39. Análisis práctico de un contrainterrogatorio real ejemplar
40. El caso "O. J. Simpson"
41. Los comentarios de Francis Lee Bailey
42. Testimonio de Mark Fuhrman. Interrogatorio directo efectuado por la fiscal Clark
43. Testimonio de Mark Fuhrman. Contrainterrogatorio realizado por el abogado F. Lee Bailey

Te han acusado. Se llevará adelante un juicio, aún no se sabe si ante un Tribunal o un Jurado. De todos modos el Fiscal cuenta con muchos elementos que ha ofrecido introducir en tu contra: testigos, peritos, objetos secuestrados, documentación, informes. Sostienes ser inocente y no tener ningún elemento para acreditarlo. Bien, debes tener en cuenta que todas esas "pruebas" tendrán que incorporarse al juicio, en suma, por medio de declaraciones de personas, ya sea como testigos, supuesta víctima, peritos y todas aquellas que tengan que acreditar la prueba material y demás que dice el Fiscal te habrán de incriminar. Tú tienes el derecho de aportar toda la prueba que consideres, pero si adoleces de ella tu inocencia se presume y no tienes el deber de demostrarla. Es el Fiscal quien debe ocuparse de que todo aquel material que habrá de introducir sea suficiente para convencer al Tribunal o al Jurado sobre tu culpabilidad. En este supuesto, toda tu labor debe consistir en demostrar que todas esas personas que declaran y lo que dicen, cualquiera fuese la calidad y el fin con que lo hagan, no son pruebas eficaces para acreditar lo que el Fiscal sostiene en tu contra. Luego, argumentar y convencer con buena palabra sobre las razones por las cuales no tienen esa eficacia. De modo que todo lo que debes saber hacer para defenderte es contraexaminar muy bien a todos los que declaren y ser muy contundente en tus explicaciones al Tribunal o Jurado. Si te parece poco, no es tan fácil como puedas creer. Por ello, he escrito esto para ti. Según mi experiencia y lo que he podido leer, te hago estas líneas sobre esas dos cuestiones esenciales: la persuasión y el contrainterrogatorio.

Otros libros del autor