DEMOCRACIA Y CONSTITUCIÓN. UNA MIRADA DESDE LA SOCIEDAD CIVIL. + EBOOK GRATIS

Editorial:
TIRANT LO BLANCH
Año de edición:
ISBN:
978-84-1313-650-9
Páginas:
152
Encuadernación:
Rústica
Colección:
MONOGRAFÍAS

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$229.00 MXN
12.46 $ 10,95 €
En stock
Comprar

Anotación introductoria

Capítulo I
SOCIEDAD CIVIL Y DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL: UN BINOMIO INDISOLUBLE
I. LOS AVATARES DE LA SOCIEDAD CIVIL
1. Lo ambiguo de la sociedad civil
2. Proyecciones de la sociedad civil
II. CIUDADANÍA, COSMOPOLITISMO Y DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL
1. La ciudadanía multicultural
2. El cosmopolitismo como proyecto político
A. La democracia cosmopolita
B. Desafíos del cosmopolitismo
a. Nacionalismos y xenofobia
b. La reivindicación del elemento identitario
c. Los poderes salvajes
3. Constitucionalismo y multiculturalismo
III. LA SOCIEDAD CIVIL HOY: LOS RETOS DEL ESTADO CONSTITUCIONAL Y DEMOCRÁTICO DE DERECHO EN TIEMPOS DE LA GLOBALIZACIÓN

Capítulo II
SOCIEDAD CIVIL Y DEMOCRACIA
I. LA DEMOCRACIA COMO FORMA DE GOBIERNO II. DEMOCRACIA FORMAL, DEMOCRACIA SUSTANCIAL Y CIUDADANÍA
III. LA DEMOCRACIA DE CALIDAD Y SUS OBSTÁCULOS
1. Elementos de una democracia de calidad A. Características generales
a. Calidad con respecto al resultado
b. Calidad con respecto al contenido
c. Calidad con respecto al procedimiento
B. Dimensiones de variación
a. Rule of law
b. Accountability
c. Responsiveness
d. Respeto pleno de los derechos
e. Progresiva ampliación de la libertad
2. La regla de la mayoría y el coto vedado
IV. LOS COMPONENTES DE LA DEMOCRACIA Y SU PROYECCIÓN EN LA SOCIEDAD CIVIL
1. Funcionarios públicos electos
2. Elecciones libres, imparciales y frecuentes 3. Derecho a ocupar cargos públicos
4. Libertad de expresión
5. Acceso a fuentes alternativas de información 6. Autonomía de las asociaciones
7. Ciudadanía inclusiva

Capítulo III
SOCIEDAD CIVIL Y CONSTITUCIONALISMO
I. EL CONSTITUCIONALISMO COMO CONSTRUCTO JURÍDICO, POLÍTICO Y SOCIAL
II. LA DIVISIÓN DE PODERES BAJO EL CRISOL DE LA SOCIEDAD CIVIL
III. LOS DERECHOS FUNDAMENTALES COMO DIRECTRIZ DE LA SOCIEDAD CIVIL
1. Cultura constitucional, cultura jurídica, cultura de la legalidad y cultura de derechos fundamentales
2. Trascendencia de la cultura constitucional
IV. LA CONSTITUCIÓN COMO PACTO SOCIAL DE LA MODERNIDAD
1. La gobernanza como vía
2. Proyecciones de la gobernanza

Capítulo IV
LA DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL DESDE LA SOCIEDAD CIVIL
I. LA DEMOCRACIA EN LA CONSTITUCIÓN II. LA DEMOCRACIA COMO DERECHO FUNDAMENTAL
III. LA DEMOCRACIA COMO DECISIÓN POLÍTICA FUNDAMENTAL Y COMO PRINCIPIO CONSTITUCIONAL
1. Las decisiones políticas fundamentales como dogmas
2. Necesidad de renovar las decisiones políticas fundamentales
3. La democracia y sus descontextualizaciones 4. La democracia desde la sociedad civil
A. Tribulaciones de la legitimidad democrática y de la representación
B. Perspectivas de la democracia desde la sociedad civil
a. Democracia como forma de gobierno
b. Transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción
c. Estado de derecho
d. Confianza en las instituciones
IV. LA CONSTITUCIÓN COMO METAGARANTÍA DE LA DEMOCRACIA
V. LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI Y SU CONTORNO EN EL CONSTITUCIONALISMO DEMOCRÁTICO

Reflexiones conclusivas
Fuentes de información

Este libro surge como una respuesta a diversas inquietudes sobre el estado del Estado constitucional y democrático de Derecho, valga la tautología, así como de fórmulas lingüísticas asociadas al mismo, como son la democracia constitucional y el constitucionalismo democrático. Tales inquietudes versan sobre la eficacia normativa, la eficiencia institucional, el status de los derechos fundamentales en el plano social y jurídico como tal, las formas de erigir una democracia que no sea tan sólo un instrumento discursivo, ornamental o decorativo, por mencionar algunas de ellas en particular. Por eso es que Democracia y Constitución. Una mirada desde la sociedad civil, intenta incrustarse en el debate actual sobre la necesidad de conducir los circuitos iusfundamentales y democráticos siempre bajo el cariz de la ciudadanía, pues únicamente un ciudadano comprometido será capaz de activar la democracia y hacer valer sus derechos. Tomarnos la democracia y los derechos fundamentales en serio, parafraseando a Dworkin, es un gran deber si queremos que nuestro Estado constitucional emergente y nuestra democracia incipiente transiten al estadio de la consolidación. Las reflexiones son una labor compartida y, si se empieza por ahí, estaremos en presencia de un ejercicio solvente de ciudadanía.