ANOMIA, COHESIÓN SOCIAL Y MORALIDAD. CIEN AÑOS DE TRADICIÓN DURKHEIMIANA EN CRIMINOLOGÍA

Editorial:
DYKINSON
Año de edición:
ISBN:
978-84-9148-574-2
Páginas:
143
Encuadernación:
Rústica

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
-20%
$478.00 MXN
$382.40 MXN
20.80 $ 18,28 €
En stock
Comprar

Cien años de tradición durkheimiana en Criminología, Alfonso Serrano Maíllo e Ignacio González Sánchez

Capítulo 1. Durkheim o el origen de la incertidumbre sociológica, Javier Callejo Gallego

1. Introducción

2. La incertidumbre: el estado normal de las sociedades avanzadas 28

3. Un sujeto que actúa con incertidumbre en sociedades de incertidumbre

4. El crimen es normal, en su justa medida

5. Las incertidumbres de Durkheim

6. Conclusiones

Capítulo 2. El crimen como normalidad paradójica. Durkheim versus Tarde (y los demás), Sergio Tonkonoff

1. Introducción

2. El crimen como fenómeno social: sociología vs. Antropología

3. El crimen como fenómeno social normal: sociología vs. Sociología

4. La Cuestión Criminal: debates y combates

Capítulo 3. Cien años de suicidios en España: análisis de la construcción del dato estadístico, Christian Orgaz Alonso y Asier Amezaga Etxebarria

1. Introducción

2. Hecho social, hecho estadístico y objeto de estudio

3. Origen y evolución del registro del suicidio en España

4. Abriendo la caja negra de las estadísticas: imputar y registrar

5. Conclusiones

Capítulo 4. El Durkheim maduro como teórico de la frustración, Marco Teijón Alcalá

1. Introducción

2. La anomia según Durkheim

3. La anomia como control y como frustración

4. La anomia según Merton

5. Conclusiones

Capítulo 5. Durkheim y la Criminología rural, Tomás Fernández Villazala y Alfonso Serrano Maíllo

1. Control social y medio rural

2. Evolución de la criminalidad en el medio rural y urbano (2005-2016)

3. Delincuencia total en el medio rural existente en las provincias de España agrupadas por zonas

4. Discusión y conclusiones

Capítulo 6. Delincuencia juvenil y creencias. La operacionalización de la moralidad mediante creencias, Alfonso Serrano Maíllo

1. La teoría de la acción situacional y la tradición durkheimiana

2. La operacionalización como proceso complejo

3. La operacionalización de la moralidad mediante creencias

4. Discusión y conclusiones

Capítulo 7. La sacralización del individuo utilitarista, Ignacio González Sánchez

1. Introducción

2. Individualismos

3. La reinvención del individuo utilitarista en el neoliberalismo

4. Lo sagrado y lo profano en las relaciones mercado-estado

5. Algunos efectos del neoliberalismo en la penalidad

6. Conclusiones

El presente volumen reclama la vigencia de Durkheim y de su tradición en el centenario de su fallecimiento. Su actualidad para la Criminología en todas sus manifestaciones está fuera de duda, en particular su pensamiento tardío; y pueden despertar emociones de respeto como las que necesita una disciplina con vocación pragmática si quiere ser socialmente relevante.

Aunque la obra del pensador francés no está de moda en la Criminología contemporánea, la parte más importante de la misma se ubica en el paradigma sociológico.

David Garland escribe en el prólogo que «El mundo neoliberalizado… se parece cada vez más… al mundo anómico y amoral que Durkheim anatomizó hace cien años» y que «si queremos apreciar las dinámicas sociales y morales que dan forma al crimen y castigo de hoy día y desarrollar formas constructivas de tratar con ellos, entonces la obra de Émile Durkheim sigue siendo tan importante como siempre».

La influencia de Durkheim es amplia y abarca aspectos conocidos y otros poco explorados como la inseguridad contemporánea, como refleja Callejo Gallego. En el capítulo de Tonkonoff se explica la visión original durkheimiana sobre el delito como algo funcional, se repasa el debate con Tarde y se cuestiona la delincuencia como una patología social. González Sánchez explora el neoliberalismo como religión, para lo cual explica el retorno del individuo utilitarista y su sacralización y presta especial atención a los efectos sobre la administración de castigos. Orgaz Alonso y Amezaga Etxebarría nos recuerdan la naturaleza construida de los datos, en particular de los oficiales, y lo hacen además con el tema de fondo del suicidio. Teijón Alcalá observa dos sentidos de anomia e insiste en que las fuerzas sociales externas no sólo imponen límites a los individuos sino que también les empujan, relacionando la obra madura de Durkheim con la frustración. Serrano Maíllo se centra igualmente en la explicación del delito y ofrece una reflexión sobre el uso de las creencias en la operacionalización de la moralidad en la teoría de la acción situacional, que ve en aquella una fuerza que impide el delito, un problema ya destacado por Durkheim en El suicidio. El capítulo de Fernández Villazala junto al anterior compara las tasas de criminalidad en el ámbito urbano y rural.

Confiamos en que este esfuerzo colectivo contribuya a reivindicar la tradición durkheimiana en Criminología. La misma es irrenunciable si se aspira a una disciplina sofisticada, útil y, sobre todo, que se tome en serio su alta misión.