INICIACIÓN A LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO

Editorial:
DYKINSON
Año de edición:
ISBN:
978-84-1324-167-8
Páginas:
594
Encuadernación:
Otros

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$1,659.00 MXN
90.25 $ 79,30 €
En stock
Comprar

Primera parte. Recorrido histórico del problema del conocimiento (hasta Kant)

Capítulo 1. Platón: Las Ideas y los tipos de conocimiento

Capítulo 2. Aristóteles: Conocimiento sensible y conocimiento intelectual

Capítulo 3. La instrumentalización del conocimiento en las filosofías helenísticas y romanas

Capítulo 4. Fe y razón como fuentes de conocimiento en la alta Edad Media

Capítulo 5. La controversia de los universales y la concepción del saber hasta el final de la Edad Media

Capítulo 6. El Racionalismo: la razón como fuente de conocimiento

Capítulo 7. La experiencia como origen del Conocimiento: El Empirismo

Capítulo 8. El planteamiento trascendental de Kant

Segunda parte. Planteamientos contemporáneos del problema del conocimiento

Capítulo 9. La Fenomenología y las condiciones del Conocimiento objetivo

Capítulo 10. Conocimiento, Lógica y Lenguaje

Capítulo 11. La nueva filosofía de la ciencia

Capítulo 12. La problemática del conocimiento histórico

Capítulo 13. Conocimiento, comprensión e interpretación

Capítulo 14. Teoría tradicional y teoría crítica

Capítulo 15. Intereses del conocimiento y acción comunicativa

En los intentos de responder hoy a la cuestión sobre qué significa conocer, la pura crítica de la razón aparece ya como algo demasiado restringido. Por ello, se ha ampliado con caracterizaciones variadas que incluyen factores tan determinantes como el lenguaje, los intereses, las tradiciones culturales, lo pulsional o lo emotivo. En la primera parte de este libro se analizan las formulaciones históricas más significativas de la teoría filosófica del conocimiento en su búsqueda del origen de los objetos del saber en las estructuras que garantizan la validez de estos objetos. En la segunda se presentan los planteamientos cuyo denominador común es la idea de que la determinación conceptual de cualquier contenido cognoscitivo coincide con su fijación en una forma específica de lenguaje. Así, desde este giro lingüístico, la tradicional “crítica de la razón científica” se convierte en “crítica de la civilización”, o sea, en una investigación sobre las formas específicas de la civilización humana y los medios lingüísticos en los que se organiza la experiencia.