EMOCIONES SIN SENTIMENTALISMO. SOBRE LAS EMOCIONES Y LAS DECISIONES JUDICIALES

Editorial:
PALESTRA
Año de edición:
Materia
Filosofía y teoría del derecho
ISBN:
978-612-325-107-9
Páginas:
137
Encuadernación:
Rústica

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$316.00 MXN
17.19 $ 15,10 €
En stock
Comprar

PRÓLOGO

INTRODUCCIÓN
El "sentimentalismo"

I. ¿QUÉ ES UNA EMOCIÓN?
1. Las emociones como estados mentales
2. Las emociones como estados mentales mixtos
3. Los elementos de las emociones

II. EL "ENTORNO" DE LAS EMOCIONES: EMOCIONES, VIRTUDES Y EMPATÍA
1. Disposiciones emocionales, capacidades emocionales y virtudes
2. De la empatía a la simpatía

III. LAS EMOCIONES COMO RAZONES EXPLICATIVAS Y CAUSAS DE LA DECISIÓN
1. Explicar. Explicaciones psicológicas y explicaciones neurológicas
2. Las emociones en el contexto de las explicaciones psicológicas
3. Las emociones y las decisiones según la neurociencia

IV. EL "PRECIO" DE LAS EMOCIONES
1. No todas las emociones son "positivas": emociones adecuadas y emociones inadecuadas
2. Las emociones y la libertad de decisión
3. El control de las emociones

V. ¿PUEDEN LAS EMOCIONES SER RAZONES JUSTIFICATIVAS DE LAS DECISIONES JUDICIALES?
1. El "giro" virtuoso: las emociones como parte de las virtudes
2. Las emociones y los valores
3. Las emociones y la percepción del caso
4. Las emociones como condición constitutiva necesaria de la justificación

VI. CONCLUSIONES: LAS EMOCIONES COMO ADVERTENCIAS

BIBLIOGRAFÍA

Nuestras emociones influyen (al parecer. mucho más de los que creemos) en nuestras decisiones. En las de todos. También en las de los jueces. ¿Esto es bueno o malo? Tradicionalmente se ha dicho que el juez debe dejar de lado sus emociones si ha de ser imparcial y racional. Por el contrario, reinvindicando la importancia de las virtudes judiciales, se afirma también que las emociones adecuadas pueden llegar a tener un papel fundamental no solo en encontrar las decisiones correctas, sino también en su justificación, esto es, que tener las emociones adecuadas es parte de la justificación de las decisiones jurídcas. Por tanto, la educación emocional sería una parte importante de la educación de los jueces. ¿Cuál es realmente el papel de las emociones en la explicación y la justificación de las decisiones judiciales? ¿Cómo podemos controlar las emociones negativas y educar las adecuadas? ¿Son mejores los jueces fríos o los emotivos? Este libro trata, contando con la neurociencia, la psicología, la filosofía y la ética, de buscar respuestas a estas preguntas, sin caer en la moda sentimentalista que solo parece ver ellado positivo de las emociones.

Otros libros del autor