DERECHO EN MOVIMIENTO, EL. ONCE ENSAYOS DE SOCIOLOGÍA JURÍDICA

Editorial:
TIRANT LO BLANCH
Año de edición:
ISBN:
978-84-1313-868-8
Páginas:
396
Encuadernación:
Rústica
Colección:
AUTORAL

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$449.00 MXN
24.43 $ 21,46 €
En stock
Comprar

El derecho está en otra parte. Sobre la sociología jurídica de Antonio Azuela
Fernando Escalante Gonzalbo
PROPIEDAD
1. El análisis sociológico de la propiedad
2. La expropiación y las transformaciones del Estado
3. La expropiación en Sao Paulo, Bogotá y la Ciudad de México

CONFLICTO
4. Enfrentamientos públicos, dilemas privados. El conflicto por Atenco y su productividad social
5. Algo más que el ambiente. Conflictos sociales en tres áreas naturales protegidas de México

CIUDAD
6. Los asentamientos humanos y la mirada parcial del constitucionalismo mexicano
7. La hechura jurídica de la urbanización. Notas para la historia reciente del derecho urbanístico en México
8. Ocho episodios jurídicos que marcaron a la Ciudad de México entre 1940 y 2005

EL CAMPO, LA REVOLUCIÓN Y EL DÍA SIGUIENTE
9. La propiedad después de la postrevolución
10. Cuando la tierra es inalienable

ESTUDIAR LA CORRUPCIÓN
11. ¿A dónde vas con esos datos? Cuentas y cuentos sobre las adquisiciones gubernamentales

Bibliografía

La mirada de Antonio Azuela se contrapone sistemáticamente a los dos modos habituales de pensar el derecho: el de los juristas, el modo gremial, por llamarlo así, y el del sentido común en la conversación pública. No porque estén equivocados en estricto sentido, sino que son inevitablemente parciales. El derecho es un hecho social. Eso significa que sólo existe materialmente cuando se invoca para hacer algo, y sólo se entiende a la luz de la circunstancia concreta en que se emplea.

Si algo dice en última síntesis la obra de Antonio Azuela es que la sociología jurídica no es una disciplina auxiliar para el estudio del derecho, sino la única manera de entenderlo realmente -y de paso, un recurso indispensable para entender el orden social.

Del prólogo de Fernando Escalante Gonzalbo