CORRUPCIÓN, IMPUNIDAD Y SISTEMA PENAL

Editorial:
INSTITUTO NACIONAL DE CIENCIAS PENALES - INACIPE
ISBN:
978-968-5074-90-2
Páginas:
46
Encuadernación:
Rústica
Colección:
CONFERENCIAS MAGISTRALES

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$70.00 MXN
3.81 $ 3,35 €
En stock
Comprar

CORRUPCIÓN, IMPUNIDAD Y SISTEMA PENAL
1) Las limitaciones del pensamiento jurídico-penal y de la criminología para comprender el fenómeno de la corrupción

2) La gran corrupción, tal como se manifiesta en la actualidad es un fenómeno ligado a las políticas neoliberales

3) Las diferentes definiciones de corrupción y las propuestas de cómo combatirla

4) La necesidad de un análisis sociológico sobre el delito

5) La difícil transferencia del conocimiento científico sobre la cuestión criminal y la política penal

6) La gran corrupción a partir de los 80 es menos personal más facciosa

7) El fenómeno de la corrupción y el sistema político

8) El fracaso del Derecho penal en eliminar o reducir el fenómeno de la corrupción

Bibliografía consultada

¿Es posible resolver el problema de la corrupción a partir del conocimiento, la investigación y el trabajo intelectual? Para delimitar los contornos de esta pregunta, el autor establece que un asunto es la respuesta intelectual, en cuanto a develar su naturaleza, proceso constitutivo, desarrollo y funciones y, otras, la utilización de tal conocimiento, producido en los ámbitos científico-académico, en un medio estructurado por la visión hegemónica del orden y control social.

El fenómeno de la corrupción-impunidad, concluye Pegoraro, docente en temas de violencia, delito, corrupción, cárceles e inseguridad ciudadana, está ligado a la existencia de facciones al interior del Estado. No únicamente en los cuerpos intermedios tradicionales sino en otras organizaciones, más o menos estables, como las corporaciones, cárteles o grupos económicos, constitutivos de la sociedad real. Ninguno de ellos ha podido ser desarticulado por la fuerza de las ideas de la modernidad, ni por la ficción del Estado como ente portador de la voluntad general.