¿AVANZAMOS HACIA UNIVERSIDADES MÁS INCLUSIVAS?. DE LA RETÓRICA A LOS HECHOS

Editorial:
DYKINSON
Año de edición:
ISBN:
978-84-1324-252-1
Páginas:
205
Encuadernación:
Rústica

Disponible en:

  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
$699.00 MXN
38.03 $ 33,41 €
En stock
Comprar

Educación inclusiva y Espacio Europeo de Educación Superior: una perspectiva jurídico-constitucional, Francisco Gutiérrez-Rodríguez

Claves para promover la inclusión en la educación superior, Carmen Márquez Vázquez y Marta Sandoval Mena

Tendiendo puentes para comprender y facilitar la transición a la universidad del alumnado no tradicional, Beatriz Morgado y Anabel Moriña

Accesibilidad de los servicios y contenidos digitales en la universidad, Lourdes González-Perea

Educación inclusiva en la Universidad: el papel del profesorado, Cecilia Simón Rueda y Rafael Carballo Delgado

Buenas prácticas en la educación superior basadas en el diseño universal como marco de referencia, Sergio Sánchez Fuentes y Rosario A. Martín Almaraz

Propuestas para la acción docente inclusiva del profesorado universitario o cómo desarrollar prácticas interculturales e inclusivas en la Universidad, Odet Moliner García

La importancia de la participación del alumnado para una universidad inclusiva, Jose Antonio García Gamúz y Irene Moreno Medina

La movilidad académica de estudiantes y la igualdad de oportunidades: propuestas para una universidad inclusiva, María Fernández Agüero

Las instituciones de educación superior deben trabajar para garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad (ODS Nº 4). Avanzar hacia sistemas universitarios inclusivos no es una tarea fácil que pueda improvisarse. Muy por el contrario, puede convertirse en proceso lento y complejo que implica, ineludiblemente, la transformación de las políticas, estructuras y prácticas universitarias.

La profunda transformación universitaria hacia la inclusión exige contar con el compromiso de las instituciones universitarias para avanzar en un doble sentido. Por una parte, las instituciones deben realizar un continuo análisis de las barreras que obstaculizan el acceso, aprendizaje y participación, en igualdad de condiciones, de cualquiera de sus miembros. En segundo lugar, deben ser proactivas en la implementación de políticas y prácticas que conduzcan a la inclusión. Para ello, deben permanecer conectadas a sus entornos y reflejar la composición social de los mismos. Igualmente, resulta imprescindible la consolidación de una cultura universitaria que considere las diferencias, entre sus miembros, como oportunidades de enriquecimiento. Se debe promover el establecimiento de sistemas de gestión democráticos y reconocidos por todos, así como la promoción de modelos de convivencia justos y seguros para todos. Se necesita una mayor inversión para la creación y mantenimiento de espacios de aprendizaje accesibles y para la formación continua de docentes que deben atender a la diversidad presentes en sus aulas.

En definitiva, la universidad debe ampliar esfuerzos por reconocer la particularidad de cada uno de sus miembros y ofrecerles entornos de aprendizaje y desempeño en los que sentirse incluidos o incluidas. Este libro pretende profundizar en cada una de estas dimensiones y ofrecer al lector diferentes pautas y estrategias destinadas a promover este avance. Un avance que necesita transitar de la retórica a los hechos en la construcción de universidades más inclusivas.