VERDAD EN EL PROCESO PENAL, LA

Editorial:
DIDOT
Año de edición:
ISBN:
978-987-3620-37-9
Encuadernación:
Rústica
Colección:
AUTORAL
$674.00 MXN
36.67 $ 32,22 €
Quedan menos de 3 piezas para esta obra. Consulte disponibilidad

Capítulo I. La prueba en el proceso penal

Capítulo II. Teorías de la verdad

Capítulo III. El concepto de verdad en el Derecho y el proceso penal

Capítulo IV. La prueba como método en la investigación judicial

Capítulo V. Los límites de la metodología judicial

Capítulo VI. La metodología en la investigación judicial: las garantías de verdad

Capítulo VII. La metodología en la investigación judicial: las garantías de verdad (continuación)

Capítulo VIII. La investigación realizada por el ministerio público fiscal

El problema de la verdad procesal es, seguramente, el problema central y, a la vez, el más difícil de la teoría del proceso penal.

Guzmán es bien consciente de la naturaleza y relevancia filosófica del problema. Por esa razón, las primeras cuestiones que afronta son las de carácter epistemológico: ¿es posible alcanzar la verdad en el procedimiento judicial? Y, antes aun, ¿cuál es el significado de la palabra "verdad" y cuáles las condiciones en presencia de las que podemos decir de un enunciado que es (plausiblemente aceptable como ) "verdadero"?

Para responder a estas preguntas, Guzmán analiza, en primer lugar, los argumentos de las tesis variadamente escépticas, hoy muy difundidas, que a la primera de las preguntas responde de manera negativa. Luego reseña las teorías de la verdad más importante: la teoría semántica de la verdad como correspondencia, la teoría sintáctica de la verdad como coherencia, la teoría pragmática de la verdad como consenso compartido dentro de una determinada comunidad de interlocutores.

Nicolás Guzmán afronta el problema de la vedad en el proceso penal como problema central del garantismo procesal. "Renunciar a la lógica inquisitiva", es decir, a la idea de que se puede y, por tanto, se debe alcanzar una verdad material absolutamente cierta y objetiva, escribe, "no implica renunciar al valor verdad (insustituible para la aplicación de una condena)".

La reflexión epistemológica, tal como la desarrollada en este límpido ensayo de Nicolás Guzmán, provee un saludable antídoto. En efecto, solo una rigurosa epistemología judicial sirve para fundar una deontología del juicio penal como juris-prudencia, basada en el valor de la duda como hábito ético e intelectual y, por ello, en la constante disponibilidad tanto de los jueces como de los fiscales para poner a prueba, en el contradictorio, las razones de la acusación frente a las razones de la defensa, que son, por lo demás, las razones de la acusación frente a las razones de la defensa, que son, por lo demás, las razones de quien debe sufrir las penosas consecuencias de la acusación.