POSTMODERNIDAD DECADENCIA O RESISTENCIA

Editorial:
TIRANT LO BLANCH MEXICO
Año de edición:
ISBN:
978-84-17069-25-4
Páginas:
166
Encuadernación:
Rústica
Colección:
KRATOS. POLÍTICA, ÉTICA Y HUMANISMO

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • EXCLUSIVOS EN dijuris.com 12En stock
  • La-Lib DIJURIS - UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE TLAXCALAEn stock
$229.00 MXN
12.46 $ 10,95 €
En stock
Comprar

Prólogo de 2018
Prólogo de 1989

PRIMERA PARTE
DE LA MODERNIZACIÓN TECNOCRÁTICA
1. Aspectos epistemológicos: lo visual, lo cuantitativo, lo exacto, lo disyuntivo
2. La ideología del crecimiento indefinido: crematística y megamáquina
3. La ideología del progreso lineal: geometría y etnocentrismo
4. Marginación carencial y marginación anómica
5. Los derechos humanos como derechos subjetivos

SEGUNDA PARTE
DE LA MODERNIDAD POLÍTICA
6. Libertad-igualdad: ¿disyuntiva o copulativa?

TERCERA PARTE
LA POSTMODERNIDAD COMO DECADENCIA
7. El tardomodernismo cultural: fragmentación y mascarada

CUARTA PARTE
LA POSTMODERNIDAD COMO RESISTENCIA
8. Postmodernidad y postmodernismo: los retos del habitar humano
A) Postmodernidad como época histórica
B) El postmodernismo artístico
9. Postmodernidad y no violencia: sinceridad y respeto a la realidad
10. Postmodernidad y epistemología ecuménica: diferencia y complementariedad
11. Postmodernidad y neofeminismo: el equilibrio entre anima y animus
12. Postmodernidad y ecología: pensar integral y actuar local
13. Los derechos humanos como derechos inalienables

Epílogo: postmodernidad y tercer milenio
A) Postmodernidad decadente: el neotribalismo. La identidad como exclusión, la otredad como extrañeza
B) Postmodernidad como resistencia: la sociedad como red solidaria. La otredad como exigencia de salir de sí

El modelo tecnocrático, basado en el
incremento da la producción con el menor costo económico parece imponerse cada vez más en el mundo, lo que va acompañado del aumento de las desigualdades sociales, de la depauperación del Tercer y cuarto Mundos, de la degradación del medio ambiente, del peligro de un holocausto nuclear, de la generalización de la generalización de la marginación y del pasotismo.

Para responder a los retos de poco sirve
la cultura light, lo que el autor llama «postmodernidad como decadencia», mera reducción de la realidad al mundo de las apariencias y de lo efímero, y por consiguiente, abandono de la racionalidad
y aun de la misma idea de hombre.
Se trata, por el contrario, de radicalizar
las exigencias de la razón y de la democracia,
profundizando en sus raíces.
Es lo que pretende la «postmodernidad
como resistencia» al oponer a la realidad de destrucción de la especie humana, el respeto a lo inalienable en el hombre y la naturaleza. Ello coloca
al frente de las preferencias sociales la lucha a favor de la paz y en contra los bloques militares, de la fragilidad ecológica contra el despilfarro consumista, y de la solidaridad ecuménica contra la indiferencia individualista.