MANUAL PRÁCTICO DE LA ETAPA DE INVESTIGACIÓN DEL DERECHO PENAL ACUSATORIO. CUARTA EDICIÓN. CONFORME AL CNPP.

Editorial:
FLORES EDITOR Y DISTRIBUIDOR
Año de edición:
Materia
Derecho mercantil
ISBN:
978-607-610-651-8
Páginas:
186
Encuadernación:
Rústica
Colección:
AUTORAL

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • La-Lib DIJURIS - UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE TLAXCALAEn stock
-10%
$280.00 MXN
$252.00 MXN
13.71 $ 12,05 €
En stock
Comprar

Cuando escribí este manual práctico de investigación, lo hice pensando en la sencillez y dinámica con la que debe entenderse el proceso penal acusatorio, así como la lógica de las intervenciones y éstas, desde luego, tomando en consideración que es con el objetivo de actuar sin contemplar vicios del derecho penal anterior. El Manual práctico de la etapa de investigación del derecho penal acusatorio, conforme al Código Nacional de Procedimientos Penales es un libro en el que vengo trabajando desde el año 2014 y que, sin duda, ha tenido muy buena aceptación para la comunidad jurídica en el país, por ello continuamente lo actualizo para tomar en consideración que la mismisidad en la que nos encontramos los operadores sea perenne y con el criterio lógico. Toda investigación tiene una metodología, de lo contrario dejaría de ser seria e incluso podría perderse el estilo de una investigación precisamente por carecer de metodología, implicando en un desorden, y un sin sentido, pero en el caso concreto se trata de la libertad de un imputado, de la reparación del daño de una víctima, donde debe trabajarse con metodología, y yo establezco en este libro la teoría del caso, que es el aspecto metodológico bajo el cual las partes trabajamos. Cuando metodológicamente trabajamos es más sencillo integrar una carpeta de investigación o un cuadernillo, porque se acortan los tiempos y las disyuntivas que pudieran existir como distractores. Este manual práctico de la etapa de investigación es un libro básico para los operadores que deseen aprender con lógica en sus intervenciones, pues en él propongo casos reales que deben ser de solución inmediata con la intención superior de que del lado donde nos encontremos laborando hagamos actuaciones lógicas, pertinentes y con una exposición argumentada. Como sabemos, la investigación se divide en inicial y complementaria y cada una tiene peculiaridades trascendentales, pero la inicial sustenta la complementaria, ya que de los actos de investigación inicial se ponderan los criterios que permiten pasar a un buen sustento y discernimiento de la investigación complementaria. Dentro de la investigación inicial valuamos mucho la intervención del sujeto procesal, denominado policía, mismo que puede fungir como el primer respondiente o como dice el actual manual de trabajo del programa de análisis criterios jurisprudenciales: el efectivo. Quien sus actuaciones son revisadas con lupa debido a su trascendencia. Pero también para la investigación el 28 de febrero de 2018 se modifican los formatos del informe policial homologado para hacerlos, desde luego, más prácticos y de vital importancia para los sujetos de investigación, pues los ocho formatos tienen veracidad para la aplicación en el mundo real. Todo ello, naturalmente, se encuentra explicado en este manual práctico de la etapa de investigación, que tengo como pretensión superior que haga de lo más dinámico el proceso penal acusatorio. He sustentado desde el año 2014 que las audiencias iniciales con detenido deberán celebrarse por los supuestos de flagrancia, caso urgente o por el cumplimiento a una orden de aprehensión, sin embargo en esta última fui criticado por muchos jueces en los Estados de la república porque decían que no era posible celebrar una audiencia de control de legal detención tratándose por cumplimiento a una orden de aprehensión; no obstante, lo desarrollo en este libro desde entonces, y que el 17 de junio de 2016, al agregarse un tercer párrafo al artículo 308 del Código Nacional de Procedimientos Penales, se especifica que deberá celebrarse la audiencia de control de la legalidad de la detención por cumplimiento a una orden de aprehensión, así como la tesis aislada de fecha: viernes 16 de febrero de este año, en el entendido de que mi posición siempre ha sido esa y agradezco que se esté apoyando lo que razonadamente vengo planteando. Así, en esta cuarta edición hago precisiones actualizadas, pero también aumento un capítulo donde hablo del procedimiento especial como es el caso del procedimiento abreviado, los elementos fundamentales para que se dé, desde luego, bajo la lógica procesal. El procedimiento abreviado en algunos lugares se ha estado desnaturalizando pues para el efecto de concederlo debe sujetarse a una serie de protocolos del superior jerárquico, pues tenemos contradicciones inherentes a que, si se otorga una disminución a la pena hasta el porcentaje que la ley establece, o la palabra hasta semánticamente da pauta a la arbitrariedad de dar un día, unas horas de reducción de la pena por optar por el procedimiento abreviado. El procedimiento abreviado implica una razonabilidad en los criterios de aceptación, mismos que denoto y hago invitaciones en el capítulo correspondiente, siempre con el propósito del desempeño fehaciente del procedimiento penal acusatorio, pues debemos propiciar que siga funcionando de la mejor manera. Cuando revisamos el caso en particular y que, desde la razón misma del proceso, se advierte lo viable de optar por el procedimiento abreviado, al imputado y su defensor les recomendamos que lo acepten por ser el caso de ya no poder litigar más en el particular, e incluso de no ser más perjudicial para el imputado. Es pertinente que la misma lógica del procedimiento abreviado revista beneficiar a quien admita ser juzgado bajo esta figura del procedimiento especial, sin embargo, deberá ser algo sumamente atractivo para ser consensuado, por ello, implica que sea una razonabilidad el peticionarlo y, en su caso, ofrecer el procedimiento abreviado, tratándose de la complementación esencial de revisar que no existirá el desahogo probatorio, pero que también deberá revisarse por las partes estratégicamente el porqué optar por el procedimiento abreviado. A demás, en este capítulo nuevo agrego algunos supuestos por los que puede negarse la aplicabilidad del procedimiento abreviado, pero también de cuándo debe ser solicitado para el efecto de poder continuar con el propósito por parte de la defensa, en su caso por qué debe ser propuesto por la fiscalía, notando la pertinencia de los criterios. Esta cuarta edición fue concluida el 9 de marzo de 2018 en la sombra de un gran escenario de Oaxaca como es Monte Albán, gustando del aroma del pasto y frescura del amanecer, uniéndome a la inspiración razonada y pensamiento de mis compatriotas.

Otros libros del autor