LIBRES SIERVOS. EL GRAN INQUISIDOR Y EL ENIGMA DEL PODER

Editorial:
TROTTA
Año de edición:
Materia
Derecho mercantil
ISBN:
978-84-9879-709-1
Páginas:
313
Encuadernación:
Rústica
Colección:
AUTORAL
$995.00 MXN
54.13 $ 47,56 €
Quedan menos de 3 piezas para esta obra. Consulte disponibilidad

Primera parte PRÓLOGOS
Capítulo 1: Imágenes de un viaje
Capítulo 2: Cautelas
Capítulo 3: Supremas cuestiones que esconder
Capítulo 4: Trastornos e implicaciones .

Segunda parte EXÉGESIS
Capítulo 1: Hermandades
Capítulo 2: Tres fuerzas en la tierra
Capítulo 3: Las tentaciones
Capítulo 4: Antropología y visiones políticas
Capítulo 5: Mal y bien
Capítulo 6: Intriga
Capítulo 7: Sufrimientos y medicamentos
Capítulo 8: El beso .

Tercera parte REPERCUSIONES
Capítulo 1: Esfinge
Capítulo 2: La belleza y el escorpión
Capítulo 3: La Torre
Capítulo 4: Opresión del presente
Capítulo 5: Nihilismo
Capítulo 6: Gobierno pastoral
Capítulo 7: mn nombre de quién?
Capítulo 8: Silencio soledad oscuridad

Post scriptum

Su viaje a Londres ?escenario de la primera Exposición Universal? supuso para Dostoievski la revelación, por debajo del rutilante brillo del progreso representado por el Palacio de Cristal, de la irremediable soledad y la resignada desesperación de una humanidad sometida. Esta iluminación por las tinieblas encontró cumplido reflejo en el capítulo de su novela Los hermanos Karamázov dedicado al Gran Inquisidor. En estas páginas de rara maestría y penetración, objeto hasta hoy de un sinfín de interpretaciones, Dostoievski se enfrenta a temas cruciales de envergadura moral, política, histórica y religiosa.
En palabras de Gustavo Zagrebelsky, «la acusación del Gran Inquisidor contra Cristo es un texto que no deja de interrogarnos y al que nosotros mismos no dejamos de interrogar según nuestras actuales preocupaciones»; un texto que actúa como un espejo del hombre contemporáneo, «a la luz de las palabras del Inquisidor y del silencio de Cristo, sin pantallas, filtros o mediaciones». Al hilo de la condena que el Gran Inquisidor pronuncia de la libertad humana, una libertad que no sería más que «impaciencia y sufrimiento», «un don, pero envenenado», y auténtico origen de todo mal, el jurista y filósofo italiano recorre con lucidez las encrucijadas del poder y la servidumbre, en el dilema entre aquiescencia y resistencia.