LEY NACIONAL DE EJECUCIÓN PENAL: UN NUEVO PANORAMA, COMENTARIOS, RETOS Y PERSPECTIVAS

Editorial:
FLORES EDITOR Y DISTRIBUIDOR
Año de edición:
ISBN:
978-607-610-610-5
Páginas:
257
Encuadernación:
Rústica
Colección:
AUTORAL

Disponible en:

  • LIBRERÍA DIJURIS - INACIPEEn stock
  • La-Lib DIJURIS - UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE TLAXCALAEn stock
-10%
$195.00 MXN
$175.50 MXN
9.55 $ 8,39 €
En stock
Comprar

La Ley Nacional de Ejecución Penal (LNEP) es una nueva ley, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 16 de junio de 2016. Esta nueva LNEP (aplicable en todo el país, tanto en el fuero local como federal), a partir de su entrada en vigor, reconoce los derechos de la personas privadas de libertad, ya sean procesadas o sentenciadas, cuya finalidad es romper con la percepción de que la cárcel es el lugar sin ley. La diferencia más notoria entre la Ley Nacional y la normativa anterior radica en haber eliminado el “tratamiento” del interno e incorporar el concepto de “plan de actividades”, que implica la participación del interno como sujeto de derechos y no como objeto. Esta ley reglamenta la figura del juez de ejecución, que si bien puede ser comparado con el juez de vigilancia penitenciaria de otros países, no es igual. El juez de ejecución penal, que establece la norma mexicana, es único en el mundo. Otros temas que se desarrollan en este libro son: la vigencia de la LNEP y sus implicaciones, la competencia, la aplicación en beneficio, los procedimientos administrativo y jurisdiccional, los nuevos beneficios de los sentenciados, la forma de hacer los traslados de internos, los actos de revisión o inspección de los centros penitenciarios, el uso de la fuerza en la prisión, así como reflexiones sobre la jurisprudencia relevante en torno a la LNEP; y, para finalizar, se presentan modelos de petición de informes a la autoridad penitenciaria y de beneficios al juez de ejecución. Este libro está dirigido al personal penitenciario, a la defensa pública especializada en ejecución penal, a los defensores particulares, a los jueces de ejecución, a los ministerios públicos, a las comisiones de derechos humanos, a las organizaciones civiles que protegen derechos humanos en las prisiones y a todo aquel que busque hacer que la justicia se cumpla en la prisión con el justo y con el injusto, con el débil y con el que abusa. La intención de esta obra no es ser el punto final, sino un punto de partida. Cierto es que “una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada” (Nelson Mandela).