LA DESIGNACIÓN DE LOS MAGISTRADOS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EN ESPAÑA. UNA PER

Editorial:
THOMSON ARANZADI
Año de edición:
Materia
Derecho constitucional
ISBN:
978-84-9152-383-3
Páginas:
438
Encuadernación:
Otros

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
$1,687.00 MXN
91.77 $ 80,64 €
En stock
Comprar

Capítulo I. El modelo de composición y designación de los magistrados del tribunal constitucional español

Capítulo II. Las designaciones de magistrados constitucionales por el consejo general del poder judicial y el gobierno

Capítulo III. Las designaciones de magistrados constitucionales en el congreso de los diputados

Capítulo IV. Las designaciones de magistrados constitucionales en el Senado

Capítulo V. La participación autonómica en la designación de magistrados constitucionales

Capítulo VI. El problema del incumplimiento parlamentario en los plazos de renovación

Bibliografía

Este trabajo pretende responder a la pregunta de ¿quién y cómo se designa al magistrado constitucional en España? El título además precisa que se trata de un estudio orgánico y empírico, para significar con ello que no se trata de una investigación exclusivamente normativa y doctrinal, sino que se examina la materia desde la práctica, pues es en este terreno donde se muestran con mayor nitidez los problemas que se plantean. La pertinencia del estudio de la designación de los magistrados se apoya en varias razones. Quizá la más importante sea el hecho de que a través de la designación se forma y se mantiene en el tiempo una institución tan relevante como es el Tribunal Constitucional. Un órgano que, como sabemos, es el intérprete último de la Constitución, el garante de los derechos fundamentales, el árbitro de los conflictos territoriales y competenciales, y el que en definitiva es el encargado de resolver buena parte de los problemas más sentidos de una sociedad. Del éxito que tenga la designación de los magistrados, dependerá en mayor o menor medida, no ya su propio funcionamiento, sino la legitimidad de origen de la institución. Esto es, la autoridad y reconocimiento social que necesita el Tribunal para que pueda desempeñar sus delicadas funciones con eficacia. A ese propósito obedece esta obra, teniendo presente que las designaciones efectuadas han puesto de relieve algunos problemas complejos, en los que no se ha implementado todavía el remedio más adecuado. Esperemos que las aportaciones de este trabajo puedan resultar útiles para el debate en la materia.