EXAMEN DIRECTO DE TESTIGOS

Editorial:
UBIJUS, EDITORIAL SA DE CV
Año de edición:
ISBN:
978-987-3620-15-7
Páginas:
222
Encuadernación:
Rústica
Colección:
LITIGACIÓN Y ENJUICIAMIENTO PENAL ADVERSARIAL

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • LIBRERÍA DIJURIS - INACIPEEn stock
$449.00 MXN
24.43 $ 21,46 €
En stock
Comprar

Prólogo
Presentación

1. Introducción
1.1. La credibilidad del testimonio
1.2. La herencia del sistema inquisitivo
1.3. El cambio normativo en la región. El juego de las diferencias
a. Facultades probatorias del tribunal
b. Facultad de disponer sobre la prueba
c. Discusión sobre la admisión de la prueba testimonial
d. Acreditación del testigo y del testimonio
e. Facultad del juez para interrogar testigos
f Forma de ejecutar el testimonio
g. Ámbito de las preguntas sugestivas
h. Alcance del re-examen directo
i. Posibilidad de volver a escuchar a un testigo que ya prestó su testimonio
j. Incorporación de las declaraciones testimoniales brindadas durante la investigación
1.4. La nueva lógica de dos versiones en pugna

2. Los objetivos del examen directo

3. Planificación del examen directo
3.1. La relación entre nuestros testigos y la teoría del caso
3.2. Clasificación de los testigos
3.3. Orden de comparecencia de los testigos

4. Cómo interrogar a un testigo. El uso adecuado de las preguntas
4.1. Las preguntas narrativas
4.2. Preguntas abiertas
4.3. Preguntas cerradas
4.4. La utilización de preguntas sugestivas. El uso de las objeciones
4.4.1. Preguntas sugestivas permitidas
4.4.1.1. Preguntas sugestivas introductorias
4.4.1.2. Preguntas sugestivas de transición
4.4.1.3. Preguntas sugestivas al testigo hostil
4.4.1.4. Preguntas sugestivas por la negativa
4.4.1.5. Otras preguntas sugestivas
4.5. Un modelo posible

5. La acreditación del testigo
5.1. Introducción
5.2. Objetivos de la acreditación
5.3. La acreditación es flexible
5.4. La acreditación y el tribunal

6. La acreditación de nuestras proposiciones fácticas
6.1. Introducción
6.2. El testimonio y la teoría del caso
6.3. El relato de los hechos
a. El relato cronológico
b. Obtener una imagen como si fuese un director de cine
c. Evitar los "puros títulos"
d. Mantener la atención del tribunal
e. Utilizar apoyo gráfico
f. Las opiniones personales de íos testigos a veces cuentan
g. Mantener el control del testigo y de la información que introduce
6.4. Incorporación de prueba material

7. La descripción del hecho en algunos supuestos en particular
7.1. Reconocimientos en rueda y en álbum fotográfico
7.2. Supuestos de flagrancia

8. El uso de las declaraciones previas
8.1. Introducción
8.2. El uso de las declaraciones previas
8.3. Refrescar la memoria al testigo
a. Generar el escenario de duda y la existencia de una declaración previa
b. Exhibir y reconocer la declaración previa
c. Lectura de la declaración y acreditación del hecho

9. La preparación del testigo
9.1. La costumbre en América Latina
9.2. Declaración previa y entrevista previa
9.3. Los objetivos de una entrevista previa con el testigo
9.3.1. La preparación del testigo
9.3.2. La preparación del testimonio
9.4. La preparación del testimonio y la exhibición de piezas procesales de la investigación penal preparatoria
9.5. La preparación ilegal del testigo

10. Algunos "tips" para obtener un buen examen directo
10.1. Temas y etiquetas
10.2. No prepare las preguntas
10.3. Prepare al testigo
10.4. Utilice preguntas cortas y sencillas. Vaya al punto. No dé rodeos
10.5. Procure que el que hable sea el testigo y no el abogado
10.6. Escuche al testigo. Nunca declara igual
10.7. Comience y finalice de manera sólida
10.8. Repita los puntos fuertes y oriente hacia dónde va
10.9. Utilice apoyo gráfico
10.10. Verifique si presentará evidencia material
10.11. Tome decisiones estratégicas. Decida si anticipará o no debilidades
10.12. No olvide el lema del caso

11. Compendio de casos
11.1. Caso Donda
11.2. Caso Carmen Rosales
11.3. Análisis de casos

Bibliografía consultada

La idea de examen directo es y parece sencilla, pero se enfrenta a dos tipos de prácticas que debemos superar a la hora de mejorar las herramientas para litigar. La primera, consiste en la creencia de que el testigo debe ser "arrojado" al juicio para que exprese con "libertad"todo lo que sabe. Lo que subyace a esta práctica es la idea-prejuicio de que la actividad de las partes es siempre y en todo caso una actividad distorsiva del testimonio. Hay un resabio de ideología inquisitorial en este prejuicio, que se funda en otro mayor que descree que en el proceso deba haber litigio o que el litigio es siempre un intento de engaño a la actividad desinteresada del juez, único sujeto cuya razón busca el bien y la verdad. Este libro, como toda esta colección, como también el sistema adversarial mismo, se funda en una idea contraria: no puede existir verdadera imparcialidad por fuera de un litigio bien estructurado y la primera responsabilidad de la imparcialidad es respetar y hacer respetar esas reglas del litigio que conocemos como juicio imparcial. El arte del examen directo consiste en que el testigo declare bien, adecuadamente, que se oriente hacia lo pertinente, que realce lo que realmente sabe y que no se pierda en los laberintos propios de un juicio sin litigio. ( ... ) Lograr que la verdad del testigo aparezca es una técnica que este libro busca enseñar; una técnica que, como ocurre siempre, es el resultado de muchos años de experiencia; en nuestro caso, de siglos de experiencia. Alguien dirá que finalmente todo lo que se enseña en esta colección tiene un alto contenido de sentido común. Precisamente de eso se trata, de construir una práctica de litigio que no riña con el sentido común de la gestión de los intereses en conflicto. Pero también la experiencia ha demostrado que lo que parece sencillo no lo es tanto cuando hay que ponerlo en acción, que existen miles de casos en los que trabajar el detalle es la clave del litigio.

Del prólogo de Alberto Binder

Otros libros del autor