CRIMINOLOGÍA (MEZGER)

Editorial:
EDICIONES OLEJNIK
Año de edición:
Materia
Criminología
ISBN:
978-956-392-095-6
Páginas:
293
Encuadernación:
Rústica
Colección:
Biblioteca de criminología
$1,355.00 MXN
73.71 $ 64,77 €

Primera parte. La concepción antropológica del delito

Segunda Parte. La concepción psicopatológica del delito

Tercera Parte. La concepción biológica del delito

Cuarta Parte. La concepción sociológica del delito. Tout le momde est coupable excepté le criminel

Quinta Parte. La concepción dinámica del delito. Una cosas es el pensamiento y otra el acto

Apéndice

La exposición que sigue pretende someter los presupuestos criminológicos de la Política criminal del presente a una investigación conjunta y trazar un corte transversal por el actual estado de nuestra ciencia. Quiere erigir sobre esta base empírica el edificio de una lucha eficaz contra el delito.

Para lograr este fin se precisa hacer criminología, y especialmente psicología criminal. Lo que significa que debe investigar el origen anímico del delito. Con tal afirmación aparece ligada una serie de difíciles problemas de índole previa.

Ha de tenerse en cuenta que la psicología criminal es una parte de la biología criminal. Verdad es que, con arreglo a su propio concepto, la psicología criminal se dirige a la investigación de procesos anímicos en el delincuente. Pero la investigación contemporánea de la vida anímica del ser humano nos enseña que esta última está en constante dependencia de los procesos corporales. Aparece en todas partes ligada a procesos somáticos, especialmente a los del sistema nervioso central, aunque en modo alguno solo a ellos.

El suceder anímico se encuentra siempre en el total complejo del suceder biológico, es decir, del total suceder viviente corporal-anímico. Esto rige asimismo, como no puede menos, para la investigación psicológico-criminal: también esta última ha de ser en todo caso, si es que pretende que se la reconozca carácter científico, investigación biológico-criminal.