CONSTITUCION Y JUDICATURA. LOS LÍMITES DEL ARRAIGO PENAL

Editorial:
TIRANT LO BLANCH MEXICO
Año de edición:
Materia
Derecho constitucional
ISBN:
978-84-9119-924-3
Páginas:
156
Encuadernación:
Rústica
Colección:
LA PRÁCTICA DEL DERECHO MEXICANO

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
$199.00 MXN
10.83 $ 9,51 €
En stock
Comprar

I. Perspectiva temática
II. Orígenes y evolución
III. Inconstitucionalidad del arraigo por delitos graves del fuero federal
IV. Inconstitucionalidad del arraigo previsto en leyes locales
V. Nota mínima sobre el juicio de amparo y el arraigo (amparo directo en revisión 1250/2012)
VI. Primer grupo de razones en contra del arraigo en materia de delincuencia organizada
VII. Segundo grupo de razones en contra del arraigo en materia de delincuencia organizada
VIII. Tercer grupo de razones en contra del arraigo en materia de delincuencia organizada
IX. Cuarto grupo de razones en contra del arraigo en materia de delincuencia organizada
X. Un análisis desde la teorÍa de las normas
XI. ¿Cómo ejercen los jueces federales esta atribución?
XII. Consideraciones finales
XIII. La reforma (nota mínima)
XIV. Fuentes biblio-hemerográficas

Salvo en unos cuantos trabajos cuyo fin es exponer algunos aspectos prácticos o meramente informativos, en nuestra literatura jurídica el arraigo se ha abordado casi desde una sola perspectiva ?muy crítica? de sus fundamentos y beneficios. EL grueso de la doctrina pugna incluso por la desaparición de La figura. Sus autores, todos ellos buenos juristas, fervorosos defensores de los derechos humanos, han sido particularmente tenaces en mostrar su punto de vista.

Sin embargo, su visión –encomiable por su compromiso con una causa mayor– parece adolecer de dos cosas: por un lado, han pergeñado sus reproches sobre un conocimiento insuficiente de lo que los jueces deciden hoy por hoy en el marco de esta figura, más sobre el señalamiento de defectos que quizás fueron sintomáticos en otros tiempos pero que no existen en La actualidad; por otro, algunos de estos críticos se limitan a reiterar un mismo acervo de objeciones y a hacerlo como si de verdades evidentes se tratara. Esto no es bueno para la res pública; hace falta un contrapunto. El presente libro pretende serlo.

El ánimo del autor es honestamente cívico: en un asunto que concierne a la vida en sociedad, quiere poner en La balanza donde ya obra un grupo de razones en un platillo, otro tanto de argumentos en el platillo opuesto, y que el lector juzgue por sí mismo.

Otros libros del autor