AUTORÍA MEDIATA. ¿AUTOR INTELECTUAL?. SU APLICACIÓN A LOS APARATOS ORGANIZADOS DE PODER

Editorial:
STRAF
Año de edición:
ISBN:
978-607-98108-1-8
Páginas:
244
Encuadernación:
Cartoné

Disponible en:

  • OFICINA Y ALMACÉN CENTRALEn stock
  • LIBRERÍA DIJURIS - INACIPEEn stock
$599.00 MXN
32.59 $ 28,63 €
En stock
Comprar

Capítulo I Evolución del concepto de autor
I. La autoría como causación
1. Concepto unitario de autor
2. Concepto unitario formal
3. Concepto unitario funcional
II. Teorías subjetivas
1. Concepto extensivo de autor
2. Concepto extensivo-objetivo
3. Concepto extensivo-subjetivo
III. La autoría como ejecución
IV. Concepto restrictivo de autor

Capítulo II Dominio del hecho y dominio de la voluntad como criterios para fundamentar la autoría mediata
I. Evolución del concepto de dominio del hecho
1. Teoría objetivo-material del dominio del hecho
2. Teoría objetivo-formal
3. Crítica a la teoría objetivo-formal
4. Principales representantes en torno al dominio del hecho
II. Fundamentos estructurales del concepto general de autor
III. Dominio del hecho como concepto indeterminado
IV. Dominio del hecho como concepto fijado
1. Argumentos contrarios de orden metodológico
2. Argumentos contrarios de orden histórico-dogmático
3. Argumentos contrarios que derivan de la esencia de la autoría
V. Dominio del hecho como concepto abierto
VI. Diversas formas de dominio del hecho en la autoría mediata
1. Dominio de la acción
2. Dominio funcional del hecho
3. Dominio de la voluntad
3.1. Dominio de la voluntad mediante el error
3.2. Dominio de la voluntad mediante la coacción

Capítulo III Autoría mediata
I. Marco conceptual de la autoría mediata
II. Distinción entre autoría mediata y diversas formas de participación criminal
1. Inducción
2. Complicidad
III. Grupos de casos de autoría mediata
1. Autoría mediata a través de instrumento sin dolo de tipo
2. Autoría mediata en la actuación cuasi-dolosa, en especial, la autolesión del instrumento
3. Autoría mediata a través de un instrumento que actúa justificadamente
4. Autoría mediata a través de un instrumento que actúa cuasi-justificadamente
5. Autoría mediata a través de un instrumento que actúa sin culpabilidad
6. Autoría mediata en la autolesión de un instrumento cuasi-inculpable
IV. Autoría mediata imprudente

Capítulo IV La tentativa en la autoría mediata
I. Introducción
II. Legitimación de la punibilidad de la tentativa
1. Teorías objetivas
2. Teorías subjetivas
3. La teoría de la impresión
III. Soluciones creadas por la doctrina para delimitar la tentativa en la autoría mediata
1. Solución individual o del autor mediato
2. Solución global o del instrumento
3. Solución de Roxin

Capítulo V Una nueva forma de autoría
I. La autoría mediata por dominio de la voluntad mediante aparatos organizados de poder
1. Introducción
II. Los orígenes, la propuesta de Roxin
III. La autoría mediata por dominio de la organización
1. La estructura jerárquica de la organización (el poder de mando)
2. La fungibilidad del ejecutor inmediato
3. La actuación del aparato organizado de poder, al margen de la legalidad
4. La elevada disponibilidad al hecho del ejecutor
IV. La recepción doctrinal del dominio de la organización: especial referencia a las críticas derivadas del principio de responsabilidad y la propuesta de elaboración de un injusto de organización
1. Críticas a la fungibilidad
2. Críticas al automatismo
3. Críticas al funcionamiento del aparato al margen del ordenamiento jurídico
V. Las alternativas a la autoría mediata con aparatos organizados de poder
1. La tesis de la coautoría
2. La tesis de la autoría accesoria
3. La tesis de la inducción
4. La tesis de la complicidad (necesaria o no)

Capítulo VI Referencias de casos en los que interviene la figura de autoría mediata
I. Caso Fujimori
II. Caso Adolf Eichmann
III. Caso México referente a la matanza estudiantil (2 de octubre de 1968)
Bibliografía

Fue Claus Roxin en su obra Autoría y Dominio del hecho en Derecho Penal quien, a principios de los años sesenta, realizó una investigación sobre el dominio de voluntad de aparatos organizados de poder, la cual es derivada de la teoría del dominio del hecho, lo que nos lleva a la necesidad de establecer diversas formas de imputación penal, tendentes a responsabilizar penalmente a aquellos intervinientes en el hecho que poseen un grado de autor, pero que a su vez se ubican totalmente lejos de la fase de ejecución del delito, como en la especie resulta ser la autoría mediata en virtud de aparatos organizados de poder.

Sin duda, los avances doctrinarios del profesor Roxin establecen el dominio del hecho referido en tres posturas, a saber: la correspondiente a la acción (si realiza la acción típica personalmente), a la voluntad (si hace ejecutar el hecho mediante otra cuya voluntad no es libre, o que conoce el sentido objetivo de la acción de su comportamiento o lo abarca en menor medida que el sujeto de detrás, o que es sustituible a voluntad en el marco de una maquinaria de poder organizada) y al dominio del hecho funcional (si presta en la fase ejecutiva una aportación al hecho funcionalmente significativa).

La imputación a los hechos, reside para Roxin, en el dominio por organización en virtud de la fungibilidad de los autores ejecutivos, por lo cual el dominio del hecho queda establecido en el dominio de la organización, siendo el caso que el instrumento no es precisamente la persona del ejecutor, sino el mecanismo organizado de poder.

Para ello, es menester distinguir entre lo que es la autoría mediata por dominio de la voluntad en virtud de los aparatos organizados de poder y la figura participativa de la inducción, ya que esta última se rige por el convencimiento, en cambio la primera, es decir, la organización de poder, se rige por un orden el cual conlleva al contenido del injusto, de tal suerte que la fígura de la autoría mediata aparece como una forma de responsabilidad a un auténtico autor que no ha intervenido en el hecho; en cambio la figura de la inducción establece una clara forma de participación en la que el principal ingrediente es la voluntad del ejecutor, ya que es el propio inductor quien domina exclusivamente su consejo delictivo, el inducido domina el hecho punible, en cambio el autor mediato domina el hecho, la voluntad del instrumento y hasta el curso causal del resultado, y si agregamos la organización de poder y la fungibilidad de ejecutores, el resultado es indudablemente atribuible al hombre de atrás.

De igual forma, comparar las estructuras de la coautoría y de la inducción con las fórmulas de imputación de la autoría mediata, equivale a sostener la influencia de un derecho penal individual que desconoce los estados actuales de la llamada macro delincuencia, y de aquellos que sostienen las figuras de los llamados autores de escritorio y hasta los autores intelectuales.